sábado, 16 de octubre de 2010

EL GERENTE DE HOY.


Hoy por hoy podríamos decir que un buen gerente no es solo aquella persona que es un líder, que domina el negocio, que tiene conocimientos, se informa, es entusiasta por naturaleza, es respetado y  apreciado, fomenta entre los empleados una verdadera y efectiva cultura de servicio al cliente, sino que además mantiene excelentes relaciones interpersonales con los que le rodean.
La empresa y la gerencia moderna requiere de gerentes altamente competitivos, buenos estrategas, innovadores, proactivos, participativos, verdaderos Coaching, que sepan manejar adecuadamente sus recursos y estar altamente integrados con ellos.
Pudiéramos definir al Gerente del siglo XXI con las siguientes características.
·        Honestidad Absoluta: Un buen gerente debe tener la capacidad de decir las cosas claras y francamente, con total coherencia a cada uno de los niveles de la empresa, desde la directiva hasta a sus subordinados.
·        Justicia: El Gerente con característica del siglo XXI,  confronta situaciones de trabajo con sentido de equidad, de justicia, y con máxima objetividad, tratando de juzgar el trabajo y no a las personas. Mantiene en todo momento el control de las riendas de su liderazgo administrativo, fomentando a la vez una comunicación abierta con sus subordinados con el propósito de intercambiar ideas sobre el curso de acción que debe seguir la organización y explicarles la razón de sus decisiones.
·        Autoconocimiento: Todo Gerente debe  ser consciente de sus conocimientos, conductas y limitaciones, así como de la percepción que los demás tienen de el. La clave está en saber sintonizar las informaciones que nos proporcionan nuestros sentimientos, sensaciones, valoraciones, acciones e intenciones. Esta información nos ayuda a comprender cómo respondemos, nos comportamos, comunicamos y funcionamos en diversas situaciones. Al procesamiento de toda esta información es a lo que llamamos “autoconciencia”, Es el conocimiento pleno  de nosotros mismos.
·        Concentrarse en la Distribución: Este punto se refiere a la distribución de conocimientos. Un gerente de esta época debe tener la capacidad de hacer un correcto manejo de los recursos con que cuenta, establecer prioridades de acuerdo a los objetivos propuestos en cada etapa de la organización y adicionalmente tener la capacidad de establecer los mecanismos de autoevaluación y autocorrección que minimicen al máximo el retrabajo y por ende el mal uso y distribución de los recursos de la organización.
·        Espiritualidad no Dogmática: El perfil idóneo de un gerente debe ser aquel que ponga la ética por encima de cualquier cosa, debe buscar su propia forma de actuar.
·        Obtienen mas haciendo menos: Este punto trata de la concentración y esfuerzo de recursos enmarcados en el presente, dejando a un lado el pasado y haciendo menos para el futuro, se esfuerza en las actividades del día a día.
·        Saben extraer lo mejor de si mismo y de los demás: Un buen gerente debe tener la capacidad de conocer las habilidades y debilidades de cada uno de sus subordinados y la asignación de tareas y responsabilidades debe basarse en este principio, lo que permitirá que cada individuo de la organización haga uso de sus mayores potencialidades en las tareas asignadas logrando de esta manera una mayor productividad y motivación en el trabajo.
·        Estar abiertos a los cambios: Los gerentes deben responder a las exigencias que el mundo empresarial está planteando. A medida que transcurre el siglo XXI las tendencias cambian y causan impacto dentro de la cultura organizacional. Los enfoques gerenciales que han surgido se han ido modificando sustancialmente, se considera muy seriamente, el que se tenga un gerente que sea proactivo, es decir, que logre anticiparse a lo que va a suceder, y que estimule el cambio, que cuente con una visión más estratégica del negocio, y que sea capaz de conformar e integrar equipos.
 ·        Visión de conjunto distanciada y concentración detallada: El gerente actual tiene que tener la capacidad de evaluar la organización como un todo, teniendo en cuenta  la repercusión de su área en el desempeño de cada una de las áreas de la organización y como afecta positiva o negativamente al resto del equipo, adicionalmente debe ser un estudioso del entorno de la empresa y debe evaluar con suficiente antelación los posibles cambios y adaptaciones que deben realizarse dentro de la empresa con el fin de lograr mantenerse como una organización competitiva, esto a través de la fomentación del trabajo en equipo.
 ·        Autodisciplina poca habitual: Tener un objetivo claro, el cual debe transmitir a sus subordinados, porque él está para dirigir y coordinar a las personas para lograr esa meta, Es la creación de la pasión por el trabajo que realizamos. Hoy en día el gerente debe tener como referencia principal las nuevas tendencias en pro de hacer más esfuerzos para poder alcanzar los niveles más altos de productividad
·        Equilibrio: En el presente, se busca contar con un gerente que equilibre tanto su vida personal como su vida laboral, porque a la larga, éstos resultan más exitosos.
·        Un Sentido del Humor muy Especial: Actualmente necesitamos Gerentes con un buen humor, y Un líder con sentido del humor, logra mejorar el ambiente de trabajo un gran porcentaje mas que esos gerentes que carece de esta cualidad
El viejo esquema del gerente dictador al cual se le debía tener miedo y no respeto esta fuera de la concepción moderna de la gerencia, en este siglo el gerente debe desarrollar sus habilidades basándose en un excelente manejo de las Relaciones Interpersonales, fundamentada en el trabajo participativo y en equipo donde cada uno de los trabajadores es un miembro que debe aportar ideas y soluciones, debidamente motivado y proactivo. Para esto el gerente debe ser un líder nato con la capacidad de lograr lo mejor de cada uno de sus trabajadores

2 comentarios:

  1. EN ESTE PUNTO TAMBIEN HAY QUE DESARROLLAR LAS FUNCIONES DE UN GERENTE

    ResponderEliminar